Artículos

Creo que mi hijo no oye

La hipoacusia es una deficiencia debida a la pérdida o anormalidad del sistema auditivo que tiene como consecuencia inmediata la discapacidad para oír, lo que puede implicar un déficit en el acceso al lenguaje oral. La hipoacusia infantil es un importante problema de salud por las repercusiones que tiene en el desarrollo emocional, académico y social del niño y que afecta a cinco de cada mil niños en el momento de su nacimiento.

Las modernas técnicas de detección precoz permiten diagnosticar muy pronto este defecto y dan la posibilidad de facilitar una estimulación temprana al niño, lo que puede llegar a permitirle oír, acceder al lenguaje oral y llegar a un desarrollo psicofísico completo.

Si realizamos una detección precoz de los posibles problemas auditivos (cribado o screening) podremos confirmar con un diagnóstico más rápido y precoz e instaurar un tratamiento eficaz. La hipoacusia reúne los requisitos mínimos de las patologías que son susceptibles de un cribado; existe un método fiable, objetivo y sencillo de detección, igualmente ocurre con el diagnóstico y desde luego está reconocido en la actualidad que se pueden instaurar tratamientos de forma precoz que son capaces de solucionar el problema en su totalidad o al menos limitar las consecuencias de una manera destacada.

Dada la relación existente entre audición y lenguaje, y debido además al periodo crítico de aprendizaje (0-4 años), en el que quedan selladas las características morfológicas y funcionales de las áreas corticales del lenguaje, es fundamental facilitar el acceso del niño sordo al lenguaje oral en las primeras edades ya que es en este momento cuando se sientan las bases del desarrollo comunicativo y de la adquisición del lenguaje oral, así como de la maduración de la percepción auditiva y de todas las capacidades y habilidades cognitivas que de ella se derivan.

La estimulación precoz en los niños hipoacúsicos justifica la instauración de programas de cribado que permitan un diagnóstico temprano que sería imposible sin su existencia. 

Tres comités científicos, en Estados Unidos, España y Europa, se han pronunciado al respecto de cómo deben ser estos programas de cribado auditivo y todos son coincidentes en los siguientes puntos: 

• Han de usarse pruebas objetivas 
• Han de realizarse en las propias maternidades 
• Han de ser universales.

Las pruebas objetivas más generalizadas son las Otoemisiones Evocadas y los Potenciales Evocados Auditivos Automáticos (PEATCa). Existen otros procedimientos electrofisiológicos como los Potenciales de Estado Estable a Multifrecuencia y los Microfónicos Cocleares.