El Implante Coclear

La sordera es una discapacidad que afecta al 16% de la población general de la República Mexicana.


Al inicio de la década de 1980, se empezaron a desarrollar tecnologías muy sofisticadas, revolucionarias y poco aceptadas en el mundo para recuperar la audición en este tipo de pacientes; de hecho, los resultados realmente fueron pobres durante los primeros 15 años, pero el avance tecnológico puesto al servicio de la medicina logró en los últimos 10 años, el estándar de oro en cuanto al material, forma y técnica de aplicación de estos implantes, quedando ahora sólo el avance tecnológico en el área de la computación para lograr cada vez mejores "softwares" (procesador del lenguaje) que permitan que el implante colocado a través de una cirugía en la cóclea (oído interno) de un paciente y que consta de 24 electrodos (implante coclear multicanal), pueda estimular a muchas células del nervio auditivo (ganglio espiral) y así enviar esta información directamente del nervio a la corteza auditiva. 

Esquemáticamente esto se logra a través de dos elementos, uno externo y otro interno: 

1) El externo es un microprocesador tipo curveta colocado por detrás del pabellón auricular del paciente el cual capta los sonidos a través de un micrófono y los envía ya codificados a través de una "antena".
2) Elemento interno colocado quirúrgicamente que es el implante coclear. La señal pasa a través de un campo magnético formado por un imán interno y un imán externo a través de la "antena" y permiten que la señal llegue a los electrodos colocados dentro de la cóclea.