Durante el acto quirúrgico se realizan las primeras pruebas (NRT-neural response telemetry) para comprobar el buen funcionamiento de los electrodos del implante y las respuestas neurales auditivas del paciente; posteriormente, entre la cuarta y sexta semana de postoperatorio, se realiza la primera programación del implante realizando un examen técnico del material implantado y comienzan las primeras pruebas con el paciente para que vaya identificando los sonidos y conociendo el funcionamiento y cuidado del implante. 

Durante un lapso de 6 meses se trabaja con el paciente y sus familiares para ir logrando un aprovechamiento lo mejor posible del implante, así como para dar indicaciones precisas del logopeda a cargo del paciente, manteniendo entonces una retroalimentación activa entre el terapista del lenguaje y el audiólogo programador. 

Se realizan también algunas grabaciones en video del comportamiento del paciente en su comunicación verbal y auditiva, registrando así el progreso en su evolución.

Rehabilitación